MORDERSE LAS UÑAS

MORDERSE LAS UÑAS

El hábito de morderse las uñas recibe el nombre de onicofagia y, entre los principales motivos que lo originan se encuentran la ansiedad, nerviosismo, estrés laboral y/o social, aburrimiento...

Sus consecuencias son tanto físicas como emocionales.

Los principales síntomas de la onicofagia serían:

- Las personas sienten como la tensión y/o ansiedad, estrés disminuye en el momento en que se muerden las uñas.

- Se muerden las uñas de forma automática en momentos de estrés, aburrimiento, tensión, ansiedad....

- La persona presenta daños en dedos y uñas.

- En los casos más graves, la persona presenta daños en los dientes, mostrándose estos desgastados.

- Se sientan avergonzados por el hábito y, por eso, intentan esconderlo y/o disimularlo.

¿EN QUE CONSISTE EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO?

Utilizamos terapia cognitivo-conductual que se centra en: emociones, pensamientos y comportamientos y/o conductas.

Realizando cambios en cada una de estas tres áreas se consiguen importantes mejoras tanto a nivel físico como psicológico.

Con la terapia psicológica el paciente aprenderá, entrenará y pondrá en marcha estrategias, habilidades y herramientas necesarias para dejar el hábito.

Los principales objetivos que se persiguen con la terapia son:

- Dejar que la persona se muerda las uñas.

- Utilizar estrategias adaptativas para reducir ansiedad, estrés y tensión.

- Mejorar la autoestima.

- Mejorar en ámbito laboral, académico, social, familiar, etc... de la persona que lo padece.

Si te encuentras en esta situación y has probado numerosos métodos pero no consigues deshacerte del hábito de morderse las uñas, quizá sea hora de intentar algo diferente.

 

Psicología presencial en Madrid u on line desde cualquier punto del mundo.

626 12 27 72

 

C/ Martín de los Heros 82
28008 Madrid

CONTACTE CON NOSOTROS

Especialistas en Psicología Clínica y de la Salud. Psicólogos colegiados

Tratamiento de trastornos y alteraciones psicológicas, desde las que poseen una mayor tasa de prevalencia entre la población (estrés, ansiedad, tristeza, depresión, ataques de pánico, miedos y fobias….), hasta los denominados trastornos poco frecuentes o raros como pueden ser la tricotilomania, la dermatilomanía o el trastorno dismórfico corporal