NOVEDADES EN DERMATILOMANÍA

NOVEDADES EN DERMATILOMANÍA

El trastorno por excoriación o dermatilomanía se incluye en el DSM-V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) desde el año 2015, dentro del espectro de los trastornos obsesivo-compulsivos.

A pesar de la escasa bibliografía, las primeras referencias de este trastorno las encontramos ya en el siglo XIX.

Este trastorno genera un  gran impacto emocional y numerosas secuelas físicas, por lo que, en ocasiones, se hace necesario un abordaje multidisciplinar.

Los escasos estudios que existen acerca de la efectividad de los diferentes tratamientos, apuntan a la terapia farmacológica y la terapia cognitivo conductual, con un mayor índice de efectividad en el tratamiento de este trastorno.

INTRODUCCIÓN

El Trastorno por Excoriación ha recibido diferentes nombres a lo largo del tiempo: dermatilomanía, excoriación neurótica/psicógena, skin piching... Se define como la necesidad y/o urgencia por tocar, frotar, rascar, refregar, friccionar, pellizcar, morder o excavar la piel, a menudo como respuesta a mínimas irregularidades o defecto, o a la presencia de zonas afectadas por acné discreto. Para esto se utilizan a menudo las uñas e instrumentos específicos como pinzas o alfileres, siendo el daño producido de moderado a severo.

El TE fue mencionado por primera vez por Erasmus Wilson en el año 1875 como excoriación neurótica, siendo descrito como "comportamientos consistentes en ocasiones repetidas y excesivas excoriaciones en pacientes neuróticos" que eran extremadamente difíciles de controlar.

Posteriormente, en el año 1898 el dermatólogo francés Brocq describió el caso de un paciente adolescente con rascado incontrolado del acné.

HALLAZGOS NEUROBIOLÓGICOS

- Genética: Estudios realizados con gemelos han demostrado que este trastorno se hereda en un 40%.

- Neuroimagen: Los estudios de neuroimagen han demostrado que los pacientes que presentan este trastorno tienen una desorganización de la sustancia blanca cerebral.

- Epidemiología: Algunos estudios determinan el inicio del trastorno con la aparición de los primeros signos de acné en la adolescencia, aunque la compulsión continúa tiempo después, aun cuando el acné ha desparecido.

- Comorbilidad: Diversos estudios han mostrado que el TE se encuentra asociado a otros trastornos psiquiátricos, siendo los más frecuentes: los trastornos depresivos, los trastornos por ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno dismórfico corporal así como otras conductas repetitivas centradas en el cuerpo como la tricotilomanía o la onicofagia.

- Clínica: Las lesiones cutáneas causadas por este trastorno no tiene bordes bien delimitado e incluyen zonas de fácil acceso para el paciente, siendo la zona comúnmente afectada, la cara.

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DEL DSM-V

El TE ha sido, durante muchos años, confundido con el Trastorno Dismórfico Corporal y el Trastorno Obsesivo-Compulsivo.

Actualmente, se han establecido una serie de criterios para que este tipo de diagnósticos erróneos no puedan tener lugar, a saber:

* Producción de lesiones por daño recurrente

* Intentos repetidos por abandonar la conducta de rascado

* El rascado produce malestar clínico y/p deterioro social/laboral

* El trastorno no explica por el consumo de sustancias (ej. la cocaína)

* El trastorno no puede ser explicado como un síntoma de otro trastorno mental

 

INSTRUMETOS DE EVALUACIÓN

Algunos de los instrumentos que se utilizan para poder diagnosticar este trastorno son:

- Skin Picking Inventory

- Skin Picking Scale

- Skin Picking Impacte Scale

TRATAMIENTO

Para asegurarse un correcto manejo de este trastorno es necesario su abordaje de forma multidisciplinar por parte de diferentes profesionales de la salud mental, así como por dermatólogos. Debemos tener en cuenta que los pacientes tardan en buscar ayuda, muchas veces por la vergüenza que sienten de su aspecto e incluso por la desesperanza de que no van a poder ayudarles.

Diferentes estudios han demostrado que es la Terapia Farmacológica y la Terapia cognitivo conductual las que resultan más eficaces para el tratamiento del TE.

- Tratamiento Farmacológico: El uso de antidepresivos como la fluoxetina, paroxetina y excitalopram han mostrado, en algunos casos, una mejoría en la sintomatología del TE. Otros fármacos como el Litio, la Acetilcisteina o la Lamotrigina, también han demostrado su utilidad con otros pacientes.

- Tratamientos terapéutico: La terapia cognitivo conductual se centra en determinados pensamientos intrusivos presentes en el trastorno, como "solo me concentro cuando me rasco", "los granos no se me quitan a no ser que los pellizque", "no puedo soportar ver mi piel si no está lisa"...para cambiarlos por otros pensamientos racionales y adaptativos, con el objetivo de modificar la sensación o emoción desagradable que dichos pensamientos desencadenan y, de esta manera la conducta que la persona realiza también se vea modificada (que deje de lesionarse la piel)

 

Psicología presencial en Madrid u on line desde cualquier punto del mundo.

626 12 27 72

 

C/ Martín de los Heros 82
28008 Madrid

CONTACTE CON NOSOTROS

Especialistas en Psicología Clínica y de la Salud. Psicólogos colegiados

Tratamiento de trastornos y alteraciones psicológicas, desde las que poseen una mayor tasa de prevalencia entre la población (estrés, ansiedad, tristeza, depresión, ataques de pánico, miedos y fobias….), hasta los denominados trastornos poco frecuentes o raros como pueden ser la tricotilomania, la dermatilomanía o el trastorno dismórfico corporal